Eusebio Leal Spengler

Eusebio Leal Spengler

Rating 0 - Votos (0)

51 visitas

publicado el 24/07/2021

El Moncada y Raúl Castro, en la memoria de un historiador Leal

"Si el Moncada fue la cuna de la Revolución, La Habana fue la cuna del Moncada", dijo Antonio Torres Iribar, el 24 de julio de 2019, en la remozada escuela de la Plazuela de Belén, bajo el nombre de "José Martí". Un día hermoso de celebración y homenaje a la Generación del Centenario.

Sobre ese acontecimiento, acaecido el 26 de julio de 1953, el Historiador de La Habana, Eusebio Leal Spengler afirmó, tal vez para ponderar ante el pueblo indómito de Santiago de Cuba, los valores que enaltecen la obra del seguidor y alumno más leal del Líder histórico de la Revolución, a propósito de los 500 años de la ciudad santiaguera. De Raúl Castro expresó:

"¿Qué quiere decir este otro símbolo?  ¡¿Qué quiere decir este otro símbolo?!  Que hoy descansan en sus manos, porque estuvo en todo desde el primer día, porque fundó en el Segundo Frente la primera utopía de lo que debía ser y fue más tarde la nación. Él, al que Fidel ordena que entre en el Moncada; él, el que el día del asalto cumplió sus deberes admirablemente y cuando otros vacilan asume la determinación y logra su objetivo; él, que viendo perdido el asalto sale de Santiago buscando el amparo de la noche"...

... él recibe el árbol de la ceiba de raíces profundas. Y es que en sus manos hoy descansa no solamente el título de Jefe de Estado y de Gobierno, tiene en sus manos el destino de nuestro país (Aplausos).  Discípulo amado de Fidel que lo inició en sus primeras lecturas, el padre se dolió cuando supo que el mayor, o mejor, el que más había trascendido de ellos, venía a buscarle para llevarle consigo.  Lo reunió con los compañeros que creyeron en él, con Pedro Miret, con Abel y con todos aquellos que junto a aquellas heroicas muchachas, Haydée y Melba, asistieron también al duelo mortal del Moncada...

Y es que Eusebio, tan leal a la historia, sabía engrandecer su verbo, cuando de acontecimientos se teje la Patria. 

Esta es la única Revolución, que yo recuerde, de las revoluciones verdaderas. Hay revolicos, pero revoluciones no. Las revoluciones son pocas, marcan la historia, la nuestra también marcó la historia"...

Sobre la importancia de los reveses cuando se convierten en victorias, y el por qué la Revolución califica al Moncada como un hecho que marca la "Victoria de las Ideas", explica Leal con claridad meridiana:

... Si hubiéramos triunfado, o aquella generación triunfa en 1953, la Revolución habría terminado en un baño de sangre, porque no teníamos armas con qué defendernos, ni aun las del ejército habrían sido suficientes para enfrentar a un adversario tan poderoso".

Y sigue reflexionando sobre la figura de Raúl Castro en relación con el Moncada, quien por voluntad propia no gusta de elogios ni anécdotas que lo distingan, fue por eso que aprovechando, nuestro Eusebio, el más Leal, de todos los leales, contó en apretada síntesis:

«el adolescente de la bandera del día glorioso del entierro de la constitución»; «el más joven que aparece en la foto del Moncada»; el creador del Segundo Frente; «el primero en entrar en el cuartel Moncada, cumpliendo la orden de Fidel»; el que arrebató de la pared, pisoteó el retrato del dictador y provocó el derrumbe moral de todos los que habían asesinado allí a sus propios compañeros»

El 26 de Julio es una fecha histórica para Cuba, el día en que nuestro Héroe Nacional se convierte en autor intelectual, el Día de la Rebeldía de toda nuestra nación, el día en que despertó la Generación del Centenario y alertara a un mundo que parecía dormido.

La Generación del Centenario descorrió las cortinas de la pobreza y las miserias cubanas cuando siendo jóvenes llenos de sueños entregaron su vida en uno de los actos de valentía y denuncia más heroicos en la historia de la Isla.

En La capital de todos los cubanos su espíritu vive y se le rinde homenaje con trabajo duro, superación y perfeccionamiento…  esas son las armas del presente.

Ese año de 1953,  ...."¡Parecía que el Apóstol iba a morir en el año de su centenario, que su memoria se extinguiría para siempre ¡tanta era la afrenta! Pero vive, no ha muerto, su pueblo es rebelde, su pueblo es digno, su pueblo es fiel a su recuerdo, hay cubanos que han caído defendiendo sus doctrinas, hay jóvenes que en magnífico desagravio vinieron a morir junto a su tumba a darle su sangre y su vida para que siga viviendo en el alma de la patria. ¡Cuba, qué sería de ti si hubieras dejado morir a tu Apóstol!"...

Su opinión importa
Déjenos sus comentarios

Tenga en cuenta que:

  • No debe usar palabras obscenas u ofensivas.
  • Deben estar relacionados con el tema.
  • No se publicaran los que incumplan las políticas anteriores.




0 comentarios insertados