José Martí Pérez

José Martí Pérez

Rating 0 - Votos (0)

50 visitas

José Martí: Autor intelectual del asalto a los cuarteles Moncada y Carlos Manuel de Céspedes

En  el alegato pronunciado por Fidel Castro el 16 de octubre de 1953 en el juicio que se le siguió por el ataque a los cuarteles Moncada, en Santiago de Cuba y Carlos Manuel de Céspedes, en Bayamo, calificó a José Martí como el autor intelectual de esas acciones. Él llegó a asegurar que traía en el corazón las doctrinas del maestro. 

El asalto a las citadas fortalezas, ocurrido el 26 de julio de 1953, se produjo precisamente en el año en que se cumplió el centenario del natalicio de José Martí.

En el mes de enero de ese año, Fidel y un número de jóvenes que en torno a él se preparaban para   llevar adelante la lucha contra la dictadura batistiana le habían rendido homenaje a Martí en ocasión de tan significativo aniversario.

El 27 de enero participaron en la Marcha de las Antorchas realizada desde la Universidad de La Habana hasta el Museo Fragua Martiana, en el que antaño estuvieron las Canteras de San Lázaro, lugar donde el joven Martí tuvo que realizar trabajo forzado como parte de su condena al presidio por sus convicciones patrióticas.

Al día siguiente, el 28 de enero, igualmente participaron en el desfile popular en homenaje a Martí que se llevó a cabo desde la colina universitaria hasta el Parque Central de La Habana.

Fue esa la última actividad pública que realizaron los que con el decursar de varios meses, teniendo en cuenta de manera esencial los principios martianos, llevaron a cabo las acciones combativas contra las instalaciones militares de Santiago de Cuba y Bayamo, respectivamente, contra fuerzas más numerosas y mejor armadas y entrenadas.

En el juicio que se le siguió por haber organizado, dirigido y participado en esas acciones, Fidel recordó varios trascendentales principios martianos.

Uno de ellos fue el siguiente: “El pueblo más feliz es el que tenga mejor educados a sus hijos, en la instrucción del pensamiento y en la dirección de los sentimientos. Un pueblo instruido será siempre fuerte y libre.”

También se refirió a lo que el Apóstol de la independencia cubana había señalado en torno a la importancia que le atribuyera al modo de actuar de los seres humanos y de modo muy especial de los que se considerasen patriotas.

Detalló que Martí afirmó que el verdadero hombre no mira de qué lado se vive mejor, sino de qué lado está el deber; y que ése es el único hombre práctico cuyo sueño de hoy será la ley de mañana, porque el que haya puesto los ojos en las entrañas universales y visto hervir los pueblos, llameantes y ensangrentados, en la artesa de los siglos, sabe que el porvenir, sin una sola excepción, está del lado del deber.

Igualmente hizo referencia a un fragmento del poema que José Martí dedicó a los ocho estudiantes de medicina injustamente fusilados por las autoridades españolas en Cuba el 27 de noviembre de 1871.

Planteó:  ...

Cuando se muere  

 En brazos de la patria agradecida

 La muerte acaba, la prisión se rompe:

 ¡Empieza, al fin, con el morir, la vida!

Fidel también citó la situación que padecía Cuba y al recordar a Martí señaló: “Parecía que el Apóstol iba a morir en el año de su centenario, que su memoria se extinguiría para siempre, ¡tanta era la afrenta! Pero vive, no ha muerto, su pueblo es rebelde, su pueblo es digno, su pueblo es fiel a su recuerdo; hay cubanos que han caído defendiendo sus doctrinas, hay jóvenes que en magnífico desagravio vinieron a morir junto a su tumba, a darle su sangre y su vida para que él siga viviendo en el alma de la Patria. ¡Cuba, qué sería de ti si hubieras dejado morir a tu Apóstol!”

Finalmente en su intervención en el juicio del Moncada, Fidel  recordó lo que Martí había señalado en el trabajo titulado Tres Héroes, publicado en julio de 1889 en el primer número de la revista La Edad de Oro en el que planteó que un hombre  que se conforma con obedecer leyes injustas y permite que le pisen el país en que nació los hombres que se lo maltratan, no es un hombre honrado.

Como se puede apreciar tanto en la acción práctica del ataque a los cuarteles Moncada y Carlos Manuel de Céspedes, el 26 de julio de 1953, como en el alegato defensa pronunciado por Fidel algún tiempo después  estuvieron presente como fuente de motivación y enseñanza, la trascendencia de la vida y la obra de José Martí y la vigencia de sus principios.

Fidel Castro Reflexiona sobre Martí (1976)

 

Su opinión importa
Déjenos sus comentarios

Tenga en cuenta que:

  • No debe usar palabras obscenas u ofensivas.
  • Deben estar relacionados con el tema.
  • No se publicaran los que incumplan las políticas anteriores.




0 comentarios insertados