Noticias

Noticias

Rating 5 - Votos (1)

124 visitas

publicado el 12/10/2021

Desde lo local, hacer y soñar, por el desarrollo de La Habana.

El desarrollo local es dinamizar en todo lo posible las fuerzas endógenas de los territorios, buscar sus posibilidades, potencialidades, identificar proyectos propios de los barrios, de la gente y tratar de estimularlos al máximo. Así definió Luis Carlos Góngora Domínguez, Director de Relaciones Internacionales y Comercio Exterior del Gobierno de La Habana, este complejo proceso que, a su juicio, consiste en una manera diferente de afrontar el progreso. “Esto no quiere decir que sea algo alejado de las grandes inversiones del país, ni de la visión nacional o provincial del desarrollo, sino una manera de verlo desde un ámbito más estrecho, más cercano a la gente”.

Se trata, explicó, de promover pequeñas inversiones, pequeños proyectos que impliquen un desarrollo más concreto a nivel de territorio, que genere empleo y atienda a las diferencias. El desarrollo local, valoró, le puede aportar muchísimo a La Habana, en como verla y diseñarla a corto y mediano a plazo.

Sin prisa pero sin pausa.

Con el objetivo de impulsar el desarrollo territorial, y en función del aprovechamiento de los recursos y posibilidades locales, en abril de 2021 se aprobó el Acuerdo 70  “Para la gestión del desarrollo territorial en La Habana”. Según Góngora Domínguez, su implementación marcha bien, a pesar de la pandemia. “Hemos logrado arrancar poco a poco. Hemos implementado hasta nivel de provincia y municipio como articular la estrategia de desarrollo territorial, como lo que el país concibió en el Decreto 33/2021- que norma la materia –se lleva a la base”. Explicó que han estado trabajando y los 15 municipios tienen ya una primera versión, muy perfectible aún, de la estrategia de desarrollo, lo cual constituye un paso importantísimo. Para ello, añadió, se enlazaron con diferentes universidades y centros de investigación y se crearon grupos multidisciplinarios. Esta es instrumento de planificación, de visión, de trabajo, para pensar el futuro de cada territorio. “Existen municipios que han hecho estrategias muy interesantes. Todos han identificado potencialidades”.

Subrayó que uno de los retos más grandes del desarrollo local es cómo buscar alternativas, oportunidades, cómo generar riquezas en los lugares con más dificultades, donde existe más atraso de infraestructura o servicios básicos; y a su juicio San Miguel del Padrón es uno de los que mejor ha identificado esas posibilidades. A decir del directivo del Gobierno, todos los municipios cuentan con una estructura para atender el desarrollo local, un equipo que tiene que hacerse acompañar de otros factores no profesionales y que debe contar con su grupo técnico-asesor. “En estos momentos estamos creando la estructura provincial, la cual nace a partir del Grupo de desarrollo integral de la capital, el cual recuperamos ya que fue una idea de Fidel desde 1988”. Aseveró que continúan trabajando en la capacitación, se han estado aprobando varios proyectos de desarrollo y todo eso forma parte de la estrategia.

¿Cómo se financia lo local?

Casi todos los municipios tienen cuentas bancarias de desarrollo local, explicó Góngora Domínguez. “El presupuesto del desarrollo local va a cuentas específicas, en las que una parte se va a gestionar por crédito bancario, con muy bajos intereses, y otra parte a fondo perdido, es decir, los proyectos que lo reciben no tienen que devolver la cuantía”. En el primer supuesto, el dinero retorna a esa cuenta, la cual va creciendo exponencialmente en el tiempo y es un capital  con que van a ir contando los territorios para proyectos propios. Respecto a las fuentes de financiamiento, mencionó que la contribución territorial, que se conoce como uno por ciento, es la principal. También existen otras como el recurso propio de las entidades o personas naturales, los fondos del país (de medio ambiente, forestal, ciencia, técnica e innovación), la colaboración internacional y la inversión extranjera. Según el funcionario, estos dos últimos son nuevos, pero es algo en lo que hay que trabajar y avanzar.

Otra fuente es el aporte de hasta el 50 por ciento de las utilidades. La diferencia de este tipo de proyecto, con otras formas de gestión, es que es el único que lo hace  un presupuesto del desarrollo local. “Y es hasta el 50 por ciento porque es negociable con el gobierno y tiene una escala. En la ciudad hemos establecido que en los primeros tres años sea hasta el 35 por ciento para que ellos puedan contar con financiamientos con los que realmente funcionen como negocio”, dijo.

La ruta a seguir

De acuerdo con Góngora Domínguez, en lo que queda de año continuarán consolidando la implementación del acuerdo 70 así como las estrategias; trabajarán en el completamiento de las estructuras de desarrollo territorial, tanto a nivel municipal como de provincia; y van a estar abriendo la carpeta de proyectos de los territorios. Además, afirmó, se van a crear las bases para la redacción, en el 2022, de la estrategia de desarrollo provincial; buscarán afianzar la estrategia con la academia, y continuarán identificando oportunidades. En abril de este año vio la luz el Decreto no. 33 “Para la gestión estratégica del desarrollo territorial”, el cual reconoce que en el proceso de actualización del modelo económico y social cubano se requiere impulsar este tipo de desarrollo a partir de la estrategia del país, considerando tanto el nivel municipal como el provincial. Con ello se busca contribuir al fortalecimiento de los municipios, como unidad político–administrativa primaria y fundamental de la organización nacional, y la reducción de las principales desproporciones entre estos.

Por: Jeniffer Rodríguez Martinto.

Su opinión importa
Déjenos sus comentarios

Tenga en cuenta que:

  • No debe usar palabras obscenas u ofensivas.
  • Deben estar relacionados con el tema.
  • No se publicaran los que incumplan las políticas anteriores.




0 comentarios insertados